lunes, 31 de mayo de 2010

feria del libro de madrid

Este miércoles por la tarde (entre las 19 y las 21h.),
Gonzalo Escarpa y Arturo Martínez estarán firmando
libros de CONTRAPOESÍA
en la caseta 225, librería Blanco.


domingo, 30 de mayo de 2010

En la habitación

Escribo estas líneas en la habitación de un hotel, en la tarde del lunes, aprovechando una pausa para descansar. Tengo los pies molidos. No es raro: nuestros viajes consisten en larguísimos paseos por las ciudades, consisten en mantenerse en movimiento continuo, sólo parando para repostar: comer, tomar una caña, sentarse unos minutos a la sombra. No queremos perder tiempo, aunque eso signifique el agotamiento. En seis días hemos estado en cinco ciudades: Madrid, Ámsterdam, Bruselas, Brujas y Gante. Hoy en Bruselas; mañana en París. Aquí, esta tarde, en la habitación del hotel, en una breve e insólita pausa para desprendernos del calzado porque tengo incluso agujetas en las piernas, es cuando y donde dispongo de un rato para recapacitar. Para deleitarme en una de las grandes virtudes de los viajes: que te mantienen a salvo de la locura y de la rutina. Te alejan de todo. Caminas por una calle de Ámsterdam, observando el agua de los canales, o te sientas en una terraza de Brujas a la sombra, y enciendes el ordenador y encuentras una conexión wifi y paseas por el mundo digital y esa mezcolanza de noticias y ataques de tus enemigos te importan una mierda. Te la sudan. Aunque, en unos días, tras la ruta por París, sepas que regresarás a la realidad, de momento te sientes a salvo: has repuesto energías, has visto “cosas que vosotros no creeríais”, has vivido y has amado con esa intensidad que confieren las distancias.

José Angel Barrueco

sábado, 29 de mayo de 2010

viernes, 28 de mayo de 2010

CAJAS, de ángel guinda

Lo diría una indígena y tendría razón:
"Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les depositan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Los Bancos y las Cajas hacen caja.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja."
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

jueves, 27 de mayo de 2010

miércoles, 26 de mayo de 2010

martes, 25 de mayo de 2010

sentirnos vivos en madrid

Oyh!

MEDELIA

a las 19:00
en las MZK Sessions
en la FNAC de Callao.

"Light breaks where no sun shines"












Y un poquito más tarde...


ÁNGEL GUINDA en la piscifactoria

a las 21:15
calle delicias 41


presentamos el número 2 de las grabaciones de poesía contemporánea Discopez, en el que Ángel Guinda pone voz a sus textos. Guinda ofrecerá una lectura poética.

Tras la lectura, contaremos con la presencia de Joselo Schuap, un músico absolutamente comprometido, que recorre el mundo dando a conocer el ritmo del "chamamé", un género bailable de música folclórica argentina. Le acompañarán sus músicos habituales y el clown Pochowski.





http://www.angelguinda.com/

http://discopez.lapiscifactoria.com/

Bruno Galindo y Nacho Vegas



¿poemas de Gilberto Owen?

lunes, 24 de mayo de 2010

PLAÇA DE BLASCO DE GARAY. fonollosa

Mi casa necesita una mujer
que llene de canciones sus paredes
y complete mi cama por la noche.

Un cuerpo que discurra en torno mío.
Una voz que responda si digo algo.

Yo no tengo el dinero de los otros;
no sé tampoco hablar como los otros,
ni tengo la apostura de los otros.

Por eso necesito una mujer
que oculte mi tristeza entre sus brazos




del tributo a fonollosa de ediciones delsatélite

domingo, 23 de mayo de 2010

El valle

Fue hace una semana. Estábamos celebrando la boda de mi primo y alquiló un autobús para que llevaran a los comensales a cenar a un pueblo. Así todo el mundo pudo beber y relajarse. La mitad de nosotros corrió a sentarse a la parte trasera del vehículo. Volvimos a ser chavales otra vez. La clase de chavales que se iban siempre al fondo del autobús, en los viajes, para fumar un pitillo, tontear con las chicas y contar chistes. Eran otros tiempos. Allá atrás, durante la ida y luego durante la vuelta a la ciudad, estuvimos armando un poco de jaleo. Me acordé entonces: con muchos de aquellos amigos yo había compartido una o dos excursiones de alumnos del colegio. Intentamos hacer memoria. Nuestro colegio era afecto al régimen franquista y por eso, cuando sólo éramos unos críos, nos llevaron al Retiro, al Escorial y al Valle de los Caídos. Y yo salí acojonado del Valle de los Caídos, esa sensación la recuerdo bien y escribí sobre ella hace años, en un periódico. Salí acojonado por culpa de esas esculturas propias de un megalómano, por el ambiente fúnebre, por la tristeza que emanaba del valle entre las sombras, porque aquello hedía a muerte, a fascismo, a cementerio. Eso es lo único que nos enseñaron en las excursiones del colegio: la tumba de un dictador que había machacado a España. Como si no hubiera más que aprender de este país. Qué triste, maldita sea, qué triste.

José Angel Barrueco

sábado, 22 de mayo de 2010

cosas de la prensa...

Entrelíneas en Madrid360 de ABC














La manera de recogerse el pelo en El Cultural de El Mundo

Adelante Bonaparte, STANDSTILL

jueves, 20 de mayo de 2010

reacctos en Madrid










“Parsimonia. Tranquilidad. Calma. Paz. Sosiego. Recogimiento. ¿Por qué no venden esas cosas en la primera planta de El Corte Inglés?”
Pedro Casariego Córdoba

El día 18 de marzo de 1998 se terminó de imprimir el 4º libro de la colección árdora exprés. Correspondía al título “Cuadernos amarillo, rojo, verde y azul” de Pedro Casariego Córdoba.

Desde entonces sus palabras nos han acompañado siempre; a veces saltando en nuestros bolsillos.

Doce años y 63 días después, HOY (jueves, 20 de mayo de 2010) María y Pino nos abren el salón de Enclave Libros {Calle Relatores nº16 } a las 20h., donde “Dos+1 Tres” nos proponen una nueva escucha de este texto tan querido.


Después puedes ir al concierto de Aialo Laia {también puedes conocerla como Olaia Pazos}, muy cerquita de las Vistillas.













{el cartel de Aialo Laia lo ha hecho harpo comunicación}




martes, 18 de mayo de 2010

Ozú que arte!!

Imágenes de los recitales que hicimos en Sevilla organizados por REPE,
con motivo de la Feria del Libro de Sevilla 2010.
Entre las imágenes están
autores Casimirianos (como Carlos Salem, Isabel García Mellado, a. Martínez y Óscar Aguado) con amigos como Antonio y Nuria (de Ed. El Cangrejo Pistolero) o Germán y Natalia (autores de la edición Troquel de Ed. El Gaviero).


















lunes, 17 de mayo de 2010

domingo, 16 de mayo de 2010

Clandestinos

A primeros de mayo fui a la presentación de las últimas obras de mi colega Javier Menéndez Llamazares en la Librería La Clandestina de Madrid, allá por Malasaña: el libro de relatos “Con amigos como tú” y el poemario “Cosas que no se pueden encontrar en internet”. Por La Clandestina yo había merodeado un par de veces, encontrándome entre sus estantes con los libros de la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker. Antes de comenzar el acto, Javier me presentó a Mariano Vega, que es escritor y librero y editor (Editores Policarbonados), y que dijo unas palabras al principio e introdujo el debate en este encuentro informal con el autor. El acto fue breve, ameno y espontáneo. Nos comentaba Mariano algo que vengo observando en estos meses: que se multiplican las editoriales independientes (y a mí me entusiasman, y su labor me parece encomiable), pero casi todas se olvidan de los autores españoles contemporáneos y suelen enfocar sus esfuerzos a la traducción de los textos de escritores extranjeros, la mayoría ya muertos. Mariano apostaba por difundir a los autores que escriben en castellano y que siguen vivos. Citó su editorial y alguna otra como ejemplos de lo que se debería hacer e instó al público a que comprara los libros de autores menos conocidos. Y es cierto y es lo que se estila últimamente: son pocas las editoriales que aceptan ya a los escritores de este país. A ello se suma la crisis y el mal momento que está sufriendo la literatura española, con ventas escasas y reciclaje de viejos títulos (es lo que viene haciendo Alfaguara) a los que se proporciona una nueva imagen, pese a que ya estaban en ediciones de bolsillo más baratas. Mariano apostaba por los clandestinos. Si no hacemos entre todos un esfuerzo, vino a decir (con otras palabras), esta situación acabará con nosotros.


José Angel Barrueco

sábado, 15 de mayo de 2010

jueves, 13 de mayo de 2010

miércoles, 12 de mayo de 2010

martes, 11 de mayo de 2010

lunes, 10 de mayo de 2010

domingo, 9 de mayo de 2010

Ciudad vieja y sucia

Así se podría traducir ese tema inolvidable, “Dirty Old Town”, que Shane MacGowan cantaba con su banda irlandesa, The Pogues. La literatura, entre otros poderes, tiene la facultad de llevarnos hacia el pasado cuando menos lo esperamos. La semana anterior, leyendo la compilación “Beber para contarla”, donde se reúnen textos de autores de Irlanda enamorados del alcohol, recordé el tema citado porque el propio MacGowan (ese poeta de dientes rotos) está incluido en ella. Me acordé de la banda, de canciones esenciales como “The Old Main Drag”, “Navigator”, “And The Band Played Waltzing Matilda” o “Summer in Siam”, casi todas recogidas en el que, a mi juicio, es su mejor trabajo, el lp “Rum, Sodomy and the Lash”. Compré ese disco en los 80, en vinilo, y traduje y aprendí muchas de las letras. Entonces éramos sólo unos chavales y a veces, caminando ebrios por las calles de mi ciudad, o metidos en fiestas celebradas en los bares, cantábamos “Dirty Old Town”, tema apropiado para pandillas y para borrachos que quieran abrazarse entre la melancolía y la embriaguez. Esta es la cadena: el libro me lleva a MacGowan, y MacGowan me lleva a The Pogues, y The Pogues a “Dirty Old Town”, y “Dirty Old Town” me lleva a esos tiempos en los que, ya disuelta la adolescencia, nos creíamos inmortales. “I met my love by the gas works wall”, comienza el tema. The Pogues son una lección de música y hombría para esos grupos blandos que hay ahora, a medio camino entre OT y Disney. Los superventas, ya sabes.


José Angel Barrueco

sábado, 8 de mayo de 2010

sábado, 1 de mayo de 2010

One Step Beyond, Madness

Lo que hay

Falta apenas un mes para la Feria del Libro de Madrid. Una de los mejores recetas (y, por ende, una cura de humildad) para conocer los auténticos gustos de la masa es colocarse dentro de una caseta. Aunque seas el escritor encargado de firmar dos o tres ejemplares a los amigos, los curiosos siempre te confundirán con el librero o con el editor (a menudo el editor mismo es el librero). Y entonces comprobarás que nadie se fija en tu libro, ni en el de tus colegas. En realidad, esos volúmenes son invisibles. Pasan las familias por delante, pasan las parejas jóvenes, pasan las señoras, y sólo se detienen (y los toman entre sus manos y los comentan, pero pocas veces compran) ante los nombres habituales: Dan Brown, y el de Millenium, y algún español convertido en best-seller. También se fijan en los libros cuyas portadas reproducen los carteles de las películas inspiradas en esos textos. Lo demás no lo conocen y a ti se te cae el alma a los pies. Esa es la auténtica realidad de la literatura en España: detrás de la caseta se sabe lo que hay, se toma el pulso a la actualidad, se descubre con una mezcla de indignación y desencanto que a poca gente le importan la poesía, el ensayo o la novela alejada del top ten. Otra buena receta es escuchar lo que dicen los amigos no involucrados en las materias literarias. Mis colegas me comentan a menudo que, en mi blog, recomiendo a autores muy raros, a los que nadie conoce. Y cualquiera que conozca el paño, sabrá que no es así, no son tan raros los que cito: Jack Kerouac, Thomas Bernhard, Céline, Guy Debord, W. G. Sebald, Varlam Shalámov, Ed Bunker, Georges Perec o Hubert Selby. Me parece que son los autores que todo el mundo debería leer si, de verdad, quiere apreciar la buena literatura. Sin embargo, amigo, esto es lo que hay. Culpen al marketing. Y no pierdan de vista a ese lector que, sí, tiene buen olfato, se detiene aquí y allá y mira y hojea y lee los títulos menos famosos y sabe y conoce y te sorprende.

José Angel Barrueco