domingo, 12 de septiembre de 2010

Culpa y placer

En “11-S”, uno de los estupendos relatos contenidos en Dinero gratis (Libros del Silencio, 2010), debut de Carlo Padial en la literatura, un hombre está masturbándose frente al televisor cuando anuncian el atentado de las Torres Gemelas. A partir de entonces se sentirá culpable: “Ahora, piensa, cada vez que alguien le pregunte dónde estaba el 11 de septiembre de 2001 tendrá que mentir. Tendrá que inventarse algo”. E incluso decide dejar de masturbarse durante un tiempo. La historia, bajo su humor corrosivo, encierra una reflexión profunda a la que muchas veces le doy vueltas: ¿Hasta cuándo dura el dolor? ¿Dónde están los límites? ¿Quién los establece? Preguntas parecidas se hace el protagonista: “¿Cuánto tiempo de abstinencia le haría merecedor de la redención y, aún más importante, eliminaría su sentimiento de culpabilidad?” Aunque el autor centra el relato en un hecho histórico y en un acto de placer, el cuento puede aplicarse a otros órdenes de la vida, y de ahí su importancia: funerales, accidentes, enfermedades… ¿Cuánto dura el luto? ¿Cómo podemos regresar a una vida normal sin sentirnos machacados por la conciencia? ¿Seremos peores si, en vez de llorar tras una tragedia ajena, nos ponemos a hacer el amor con nuestra pareja? Este relato abre interrogantes. Creo que, de cada uno, depende encontrar sus propias respuestas.

José Angel Barrueco