domingo, 25 de julio de 2010

Director’s cut

En Estados Unidos es frecuente comercializar en dvd las dos versiones de algunas películas: la versión comercial (“theatrical cut”) y la versión del director (“director’s cut”). Por lo visto, al menos en España, se suele odiar la versión del director, quizá porque es el montaje extendido y nos endosan más minutos. Quizá también porque mucha gente opina lo de: “Si así la estrenaron, así está bien”. En muchos casos no les falta razón: ciertas películas son tan perfectas que no requieren más metraje y tampoco menos. Sin embargo, yo prefiero concederles el beneficio de la duda. Porque la versión del director tiene su sentido y su importancia. Detrás (o encima) de un director que trabaja con los grandes estudios siempre hay productores, parientas de los productores, exigencias de toda clase, múltiples presiones e intereses. Salvo que el autor en cuestión tenga el poder en sus manos (en Hollywood hay pocos: quizá Scorsese, Eastwood y Spielberg) y pueda decidir qué se incluye en el montaje y qué se queda fuera de la bobina, prevaleciendo su opinión sobre la de los peces gordos, la norma es que al dire lo puteen y no pueda ver completa la obra que había creado. “Hay que cortar aquí”, le dicen. “Esto sobra, es muy larga”, le comentan. “Cambia la música, añade una voz en off para que el público no se pierda”, le aconsejan u ordenan. Y si no les gusta, se van a la calle y ya supervisará otro el montaje final. Por eso insisto en ver esas versiones del director, para saber cómo era la obra en sus mentes. Porque en la literatura pasa lo mismo, a menudo. Presentas una novela de 200 páginas y te convencen de amputarle 20 ó 30. O hay un error de imprenta y tus citas iniciales se van al carajo. O el corrector estaba tan dormido que no guardó los cambios y se publica con mil errores. Cansado de esperar a que editen en este país las versiones extendidas de varias películas, recurro a la mula. Y las anoto aquí para que el personal (sean mejores o peores, dependiendo del caso) las busque y las disfrute este verano: “The Outsiders. The Complete Novel” (“Rebeldes”, la de Coppola), “Léon. El profesional”, “Legend”, “Payback. Straight Up”, “Cop Land”, “Watchmen” (al loro con ésta, que dura alrededor de una hora más)

José Angel Barrueco