miércoles, 23 de junio de 2010

poema de roberto bolaño

Intentaré olvidar Un cuerpo que apareció durante la nevada
Cuando todos estábamos solos En el parque, en el montículo de detrás
de las canchas de básket Dije detente y se volvió:
un rostro blanco encendido por un noble corazón
Nunca había visto tanta belleza La luna se distanciaba de la tierra
De lejos llegaba el ruido de los coches en la autovía:
gente que regresaba a casa Todos vivíamos en un anuncio
de televisión hasta que ella apartó las sucesivas
cortinas denieve y me dejó ver su rostro: el dolor
y la belleza del mundo en su mirada Vi huellas
diminutas sobre la nieve Sentí el viento helado en la cara
En el otro extremo del parque alguien hacía señales
con una linerna Cada copo de nieve estaba vivo
Cada huevo de insecto estaba vivo y soñaba
Pensé:
ahora me voy a quedar sólo para siempre
Pero la nieve caía

y caía y ella no se alejaba