domingo, 7 de marzo de 2010

Famosos invisibles

Algunos shows de televisión dan auténtico asco. Por ejemplo, “Invisibles” de A3. Basado en “Famous, Rich and Homeless”, pone en circulación a varios famosos que hacen el papel de mendigos en la calle. La directora de programas de la cadena se lamenta de las críticas y palos que puedan caerles sin ver dicho espacio. Para evitar esas acusaciones, he visto unos cuantos fragmentos. Y mi conclusión es la misma: se trata de mierda absoluta con envoltorio de lujo. Es algo tan falso (en la tele, son falsos incluso los telediarios y las entrevistas, y no digamos las noticias y reportajes, a veces tan ensayados como en los rodajes de las películas) como el show aventurero de Bear Grylls, “El último superviviente”, con una diferencia sustancial: Bear corretea por el monte y no afecta a nadie, pero estos “Invisibles” son inmorales. Famosos imitando a indigentes. Famosos que cobrarán por hacer un papel durante unas horas. Famosos que no se someten a verdaderos peligros porque tienen al lado a los cámaras, al equipo de rodaje. Bear Grylls parece pasar penalidades, pero sabemos que, si la cosa se tuerce, el equipo permanece ahí, a un metro, para echarle un cable. En “Invisibles”, Sofía Mazagatos, quien está muy buena pero tiene pinta de no haber fregado un plato en su vida, dice que “es una soledad increíble la que te inunda”. Da risa: porque esa soledad es falsa, fingida, ya que tiene delante, al menos, al tío que graba las imágenes. O sea, que no está sola. El auténtico pobre sigue pasando hambre al día siguiente. En cambio, Álvaro de Marichalar o Blanca Fernández Ochoa se irán unas horas después del rodaje a casa, a disfrutar de una ducha y agua caliente. Si de verdad alguien tiene un interés real por los mendigos, un interés que vaya más allá de realitys y mierdas catódicas, que lea el valioso estudio “Los náufragos”, de Patrick Declerck, sobre los indigentes de París.

José Angel Barrueco