martes, 26 de enero de 2010

Ya lo dijo Casariego Parker

Gerona, 14:55 h.
Llegamos en taxi, tarde y cargados con los libros. Abrimos la puerta del restaurante de Consol y Lluis, La Penyora, que está a reventar con una única mesa cuadrada y enorme. Una voz grita: “Son los editores del libro de Pedro” continuado por unos aplausos de las veintitantas personas que allí habían. Yo quería desaparecer del mundo.

Que espere el universo
Manuela coge su guitarra mientras nos dice que ha musicado un poema que le escribió su tío cuando nació. Nos emociona a todos.

3er.Festival Independiente Pep Sales: Homenaje a Pedro Casariego Córdoba
La cara B del festival es una puta locura, todo el mundo se acerca a contarnos con entusiasmo sus experiencias con la poesía de Pedro, entonces yo miro las caras de sus hermanos y de su mujer, pienso en lo que deben sentir al recibir tanto cariño por una poesía que continua viva después de tantos años. Durante unos segundos quedan congelados, superados. Necesitan un poco de tiempo para pensar en todo esto. Tienen muchas ganas de contárselo a Antón, todo, punto por punto.

Gerona sería el último lugar en el mundo en el que estaría Pedro…
porque estaría en cualquier otro lugar escondiéndose de todo esto. Y lo sé porque lo dijo Nicolás durante la presentación de Contrapoesía en la Llibreria 22

La vida puede ser una lata
Alrededor de una mesa aderezada con vino cuya etiqueta es de PeCasCor pregunta Jordi Pau (que apareció poco antes para dejarnos enmudecidos) cuánto medía Pedro, ya lo habíamos hablado anteriormente y teníamos clara que la respuesta era 183,5 cms.
Mientras hacíamos del libro, nunca me atreví a preguntar a Antón como era Pedro.

China
Lu tiene una voz muy fina y delicada y, mientras canta, cierra los ojos y entrelaza sus dedos. Lu ha traducido al chino un poema que Pedro dedicó a su madre, y ella lo canta encerrándose en sí misma.

Chino
(En los baños del restaurante chino) Se acerca a Nicolás para decirle que le gusta mucho la poesía de Pedro y que la cuenta está pagada. A Nicolás le gusta la comida china.

Consol
Siempre siempre tormenta, huracán y tornado. Es una activista envidiable. Y lo peor de todo es que es contagiable.

Descanso
Domingo. 19.10h. Isabel duerme a mi lado mientras escribo esto, tengo a mano el libro de Contrapoesía y pienso que ha quedado realmente bonito aunque hay algunas cosas que habría cambiado. Algunos momentos dan forma y sentido a todo el trabajo de la editorial.

Playa
Nuestros cuerpos se calman flotando por encima de la arena húmeda.

Regreso
Facturamos una maleta con algunos libros de poesía y esperamos el avión leyendo la woman y el marca. Viva la cultura.