martes, 29 de diciembre de 2009

ÚLTIMOS PENSAMIENTOS, de violeta castaño

nos volveremos todos locos

como ese hombre descalzo
que paseaba con los pantalones roídos
y remangados
con una vieja manta
sucia
echada sobre su brazo derecho
preguntándose en voz alta
cuál es la mejor forma de resolver su problema
que aún no ha sabido descifrar

y
yo
me desato los cordones y tiendo sobre la cama
un trozo de mi piel caliente para que acurruques
tus bostezos y tus voces dormidas

mientras pienso que los abrazos que le doy a mi madre
se parecen cada vez más
a los que puedo darle a una mujer mayor que me observa con sus ojos
profusamente pintados de azul

y siento una serena
e inmensa
pena

no me pidáis que acuda a grandes acontecimientos sociales
que cambie un sofá de domingo
un café tranquilo de confidencias
este
estar conmigo misma
concentrándome
en mi nueva forma de sentir la poesía

hoy vi cruzar la acera
a una chica de pelo corto en una silla de ruedas
con las piernas esqueléticas
las manos atrofiadas
y una flor de peluche de color naranja sujetada
por sus dedos largos y raquíticos
que me observó con mirada caída

y sentí mis pasos más firmes

yo no sé por qué es en estos casos
cuando sentimos más lo que nunca pensamos que tenemos


algún día nos volveremos todos locos

si no encontramos un espacio en el tiempo
para darle su forma cotidiana
a
nuestros últimos pensamientos

.
.
.