miércoles, 16 de diciembre de 2009

poema de miguel ángel bernat

Mientras acaricio la pequeña piedra
que el mar o un río han pulido,
la piedra está viva, está cambiando y es,
es con mi mano
que cuando sea esqueleto, seguirá siendo,
no separada de la vasta y curiosa unidad
de los seres de este universo

"Estas calaveras de animales que me gusta
recoger en el desierto están vivas".
Georgia O´Keefe