viernes, 20 de noviembre de 2009

en la carretera










Aquella presentación en el café Mahon de la plaza 2dMayo de Madrid, cuando Tic tac, toc toc y No hay camino al paraíso comenzaban a caminar. Queda muy lejos en el tiempo, no demasiado, pero un poco sí. Ahora los seguimos rodando con la misma ilusión. Con algunos poemas nuevos que han nacido en los últimos meses.
Ahora nos hemos dado cuenta que realmente sí hay camino al paraíso, solamente tenemos que dejarnos llevar por el tiempo que nos marca el corazón, ese tic tac, ese toc toc.

En estos momentos estamos marchando hacía león, a seguir con nuestras ilusiones con este puñado de versos en los que creemos. Miramos atrás y vemos a un montón de amigos de otros viajes, pero también miramos hacia la carretera y sonreímos, porque sabemos que esta carretera nos lleva a una ciudad y unos amigos. Y volveremos a beber vino para relajar los nervios, a cenar en un kebab a las 12 de la noche, a visitar librerías juntos, a poner caras a gente con los que nos hemos cruzado un buen puñado de mailes, a reír, a ver a M como sostiene con la mirada a JAB,...

Son momentos como estos, con personas así, las que me demuestran que la poesía necesita más personas que poetas.