lunes, 21 de septiembre de 2009

VOCACIÓN, de josé ángel barrueco

empecé a escribir antes de la adolescencia
a mano, en cuadernos a rayas
en el colegio ya bosquejé algún relato fantástico
luego utilicé una máquina eléctrica para forjar
una novela inspirada en los libros de agatha christie
en el instituto escribí poemas de amor para mi novia
pero la auténtica fiebre me entró en la universidad
numerosos relatos y, al salir, una novela
la escribí a máquina, una vieja máquina alemana
prestada y sin acentos ni eñes
descubrí a edad temprana que aquello
podía ser mi vocación, algo que nadie hacía en la familia
y hasta eso, hasta esa vocación surgida de la lectura,
hasta eso quiso arrebatarme el dueño de la casa:
escribe mucho. ¿y de dónde creéis que lo ha sacado?
lo ha sacado de mí, porque en el colegio se me daban bien
las redacciones. escribe porque yo lo hacía
y su mujer, mi madre, le miraba como si estuviera loco:
¿pero qué dices? jamás te he visto escribir
y su hijo, yo, le miraba con rencor
porque hasta eso, mi reducto íntimo, mi pasión,
el sentido de mi existencia,
hasta eso quería arrebatarme
aquel hombre versado en matar ilusiones.



[ poema extraído de su poemario Le aplastaré con mis versos, incluido en el libro No hay camino al paraíso (Ed. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2009) junto con el poemario de Javier Das, Sin frío en las manos. Un estupendo libro que no puedes perderte ]