martes, 10 de marzo de 2009

DÉJATE, de amalia bautista

Déjate seducir por sus mordiscos,
siente en tu piel los pétalos de rosa
que saben ser sus labios cuando quiere
Escucha su llamada y sus silencio,
entrégate a sus gestos o a su ausencia
de gestos, y derrítete si puedes,
sin pudor, sin reparos ni vergüenza,
ante su invitación o ante la tuya.
Quema las normas de comportamiento,
despedaza la buena educación,
destroza las costumbres, rehabilita
por una noche al menos la locura.
Y un último detalle imprescindible
para que todo salga en condiciones:
procura que no sea tu marido.



[ de su poemario "Cuéntamelo otra vez" (1999). Recopilado en "Tres Deseos (Poesía Reunida)", ed. Renacimiento ]