viernes, 23 de enero de 2009

entrevista a Óscar Aguado en el diario GENTE

Óscar Aguado dice ser de Las Palmas, Córdoba o Barcelona, aunque los que le conocen le han visto en las calles de Leganés. Si antes ha escrito "para que le oigan", en 'Canción de cuna para un héroe', poemario recién publicado, quiere "que le escuchen", como si esta vez estuviera dispuesto a desnudarse en verso, en lugar de esconderse entre palabras y trabarse entre cervezas como es habitual.


Después de ‘Yo fui el negro que escribió la biblia', ‘El corazón más feo del mundo' o' El arcoiris de un anticuario', ¿qué es nuevo en 'Canción de cuna para un héroe'?

Creo que esos primeros poemarios estaban escritos como cuando tiras una botella de auxilio al mar, era un grito hacia fuera. Necesitaba que oyeran mi voz y tuve la suerte que hubo respuesta. ‘Canción de cuna' es un grito hacia dentro, aquí el poeta necesita que le escuchen, que se metan dentro de su voz, el que quiera escuchar tiene que hacer un esfuerzo mayor. No le estoy metiendo collejas a nadie para llamar su atención: o quieren meterse en el libro o no. El libro habla de una guerra en la que dos personas que se aman se destruyen, son los dos capitanes de dos ejércitos que se enfrentan entre sí y van matando a los soldados del bando contrario, es un poco la idea pero la poesía tiene esa libertad que a cada persona que la lee le puede sugerir cosas distintas.

Te prologa Daniel Higiénico...


A Daniel Higiénico le conocí en Barcelona. Es uno de mis cantantes favoritos desde hace muchos años, me encantan sus letras, esa ironía y esa forma de ver las cosas tan políticamente incorrecto, tan humano. Bebíamos cervezas y cervezas y creo que nos lo pasábamos muy bien. Es curioso porque pasé de tenerle admiración a tenerle afecto, es difícil que pase eso cuando conoces a una persona a la que admiras.


Y coordina Marcus Versus en la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker...

Marcus Versus es un poeta y un amigo, me gusta la ilusión que tiene en este proyecto, lo está haciendo bien y con ganas y espero que prevalezca por muchos años. La editorial es una familia igual que Grupo Artístico 8, con la que he sacado el audio libro ‘Barro' (una historia de amor en la que él -arena- y ella -el agua- vuelven a estar juntos gracias al poema) o Amargord, con los que ya salieron dos libros, pequeñas familias de la poesía que no quieren volverse ricos, solo apoyar algo tan hermoso como la poesía en unos tiempos jodidos en los que se busca una admiración rápida de la gente, algo insípido y armado en los cimientos del capital. La poesía va a su aire, nunca va a desaparecer por culpa del dinero porque nunca ha estado a merced del dinero.


Los nuevos poetas se van de gira, publican en editoriales independientes y venden sus propios libros... ¿es eso lo que espera a la poesía?

Siempre es bueno llevar libros a mano para venderlos en la calle, en los bares. La calle está llena de poesía, pero yo no vendo mis libros ya, lo hacen las editoriales, son editoriales pequeñas que se convertirán en editoriales pequeñas afianzadas en el mundo de la poesía pero como he dicho antes no se busca vivir de esto, es como tener un gato, no me va a dar huevos de oro, pero son tan rebeldes y tan hermosos... algo asi.

¿Qué libros hay en tu mesilla?

Ahora leo a Carlos Salem, autor que también ha publicado en ‘Ya lo dijo Casimiro Parker', un libro muy auténtico, muy sincero y directo. Me gusta Vallejo, Pavese, Edmundo de Ory, la película Leolo...

Dices que Óscar Aguado nació en Leganés, en Las Palmas, en Córdoba.. Si Óscar miente, ¿por qué fiarse de un poeta?

Creo que cada uno tenemos que tener los huevos para vivir nuestra vida, para contar nuestra historia. También cada poemario es de donde nació, donde se escribió, el poemario tiene vida propia y se entronca con la vida de la ciudad en la que residía en esos momentos, viajar siendo un espectador que se inmiscuye, que forma parte de la ciudad, que va al bar o compra en el supermercado. Me gusta que las vivencias me vayan dando pequeños empujones, por otra parte sí creo que haya que fiarse de un poeta, porque es alguien que está adelantado a su tiempo, por eso siempre son reconocidos cuando ya están muertos. Es alguien que encuentra un momento mágico en un vagón de tren, son esas personas que ríen solas caminando por la calle, las que no aprenden nunca a qué lado se ponen los cubiertos, cómo se hace el nudo de una corbata, los que conocen qué es lo importante en esta vida porque lo han descubierto de tanto bucear en lo profundo del ser humano.


Proyectos


Espero que salgan otros tres libros de poesía para este año y el siguiente intentaré moverlos: un poemario epistolar, un poemario con ilustraciones y otro poemario.

http://www.gentedigital.es/cultura/literatura/noticia/20680/desnudo-integral-y-un-grito-hacia-dentro/